¿Quienes somos?

  • CartaPoblaEl primer documento escrito del que se tiene constancia que habla de esta villa, es la donación que el rey Jaime I hizo a Ximén de Tovia, primer señor feudal de nuestra villa desde la reconquista cristiana. Consta en el Llibre del Repartiment de la siguiente manera:

    «A Ximén de Tovia, li done el castell de Montserrat amb una alqueria situada al seu peu, i l'alqueria que diuen de Real, que està entre Alcalà i Montroi, amb forns i molins» , 13 de agosto de 1240.

    Es, por tanto, esta la primera vez que se llama en documento escrito y en latín el nombre del pueblo MONTE SERRATU, y los historiadores determinan, pues, que con este topónimo el Conquistador reconoció la montaña donde se ubica el Castellet en cuyos pies se encontraba la población, antiguamente una alquería árabe.

    Desde el 1307 hasta el 1763, el señorío de Montserrat perteneció al famoso linaje de los Pérez Zapata de Calatayud.

    En 1599, el rey Felipe III concedió a Luis Pérez Zapata de Calatayud el título de conde de Real.

    Desde 1763, el señorío pasó al ducado de Villahermosa.

    Con la expulsión de los moriscos que tuvo lugar en el año 1609, Montserrat quedó despoblado, y años después, las 70 casas que dejaron fueron ocupadas por trece familias venidas de tierras de Aragón y Cataluña. Se otorgó un nuevo documento de Carta Puebla a los nuevos habitantes el 10 de julio de 1611.

    Al inicio del siglo XVIII, Cavanilles cuenta que Montserrat tenía 70 vecinos (unas 280 personas). A lo largo de este siglo se produce un importante crecimiento demográfico y económico, por las siguientes causas:

    Expansión vitivinícola. En sólo dieciséis años se cuadruplican las viñas dentro del término, principalmente por la instalación de fábricas de aguardiente en la comarca, y la gran propagación del comercio de este licor.

    Incremento de los precios agrícolas, que hacen crear interés en el aumento de las tierras de cultivo, el uso de nuevas técnicas y una regulación del agua de riego. Se construye la presa del Pantano.

    Se mantienen las manufacturas de la seda y el esparto.

    La producción agrícola de Montserrat era de «300 cántaros de vino, 500 arrobas de aceite, 20 de algarrobas, 700 cahíces de trigo y 600 libras de seda» (Cavanilles, 1795).


  • Paralelamente a este proceso social y económico, durante la segunda mitad del siglo XVIII, tiene lugar la primera ampliación del casco urbano. Comienzan a construirse casas alrededor del camino entonces principal, Valencia-Real, y así a principios de iniciar la centuria salen las calles de la Iglesia, la Mayor y la de Valencia. A finales de siglo se forma la calle del Pósito, del XIX con la consolidación de la calle de San Antonio y la plaza DesenvolupamentNueva.

    El 1786 tiene lugar en esta población el Censo de Floridablanca, que describe Montserrat de la siguiente manera:

    Total habitantes:

    797

    Población activa:

    Agricultores

    50



    Jornaleros

    120



    Artesanos

    5



    Rector

    1



    Con fuero militarr

    1



    Empleados con sueldo del rey

    1

    En el Diccionario geográfico, histórico y estadístico de Pascual Madoz, también podemos encontrar su referencia a Montserrat, cuando en 1845 dice:

    «Lugar con Ayuntamiento y diócesis de Valencia, partido judicial de Carlet, situado en la falda occidental de un cerro a la izquierda del río Juanes o Magro. El baten todos los vientos, su clima es sano. Tiene 80 casas, incluida la del Ayuntamiento y la cárcel, escuela de niños, a la que concurren 40 y otra de 30 niñas de asistencia, iglesia parroquial y un cementerio ventilado afueras del pueblo. Tiene 282 vecinos, 1.171 almas y 171 contribuyentes».
  • FundacióLos primeros vestigios que se conocen de este municipio son de la Edad de Bronce, y consisten en los restos de dos establecimientos propios de la cultura del Bronce Valenciano existentes en la sierra del Castellet, a un lado y al otro del Portell (nombre con el que se conoce el acceso a la montaña). En este mismo lugar se han encontrado restos de la época romana: cerámica, monedas, etc.

    La presencia de la cultura musulmana queda patente en las ruinas de los castillos de Alcalà y el de la sierra del Castellet, y en el nombre de distintos parajes conocidos como Soroixa, Carcalí, Suaira, Busqueïta, etc.

    Los historiadores locales piensan que el origen de la actual población es el de una alquería musulmana. El Al-Qarya de Montserrat, como todas las de la zona, era un núcleo pequeño de producción agrícola de cereal, como si fuera una continuación de la villa romana. Sus habitantes probablemente eran descendientes de aquellos que durante los primeros siglos habitaron la villa romana del maset del Rector, en la parte oriental del término.

    El castillo de los Alcalans es una fortificación de la época de taifas (S. XI), en la que las preocupaciones defensivas estaban servidas para aprovechar los accidentes naturales de la roca caliza donde se asienta y con la construcción de una doble muralla, más alta en aquellos puntos más accesibles.
  • Dejando un poco de lado la historia y entrando ya en la época actual, hemos visto como durante esta década de los 90 se ha producido un aumento de habitantes, que de alguna manera ha roto la constante demográfica que habíamos tenido como cifra fija durante este siglo XX.

    En 1990, Montserrat contaba con 2.523 habitantes, casi la misma cifra que había a principios de siglo. Esta era la cifra que habíamos tenido como fija, variando muy poco de unos años a otros, a excepción del periodo 1918 y años siguientes, que como consecuencia de las defunciones producidas por la gran epidemia de gripe (La Gran pandemia de gripe durante los meses de agosto, septiembre y octubre de 1918) y una bajada de la tasa de natalidad, se redujo la población en un 13%.

    Según el último dato aprobada por el Instituto Nacional de Estadística, a 1/1/2008, en Montserrat hay 6.089 habitantes. Este incremento no se debe a un aumento de nacimientos, aunque sí pueda tener importancia la esperanza de vida. La razón principal ha sido el flujo de población inmigrante, tanto nacional como extranjera.

    Los factores de influencia que han dado origen a este movimiento de población son:
    • La consolidación de varias urbanizaciones y la proliferación de numerosas edificaciones diseminadas, que hacen que este municipio cuente con un potencial de vivienda elevado.
    • La mejora de las redes de carretera que reduce el tiempo de distancia en el área metropolitana de Valencia.
    • Aspectos de tipo social y económico de tipo muy diverso.
    La producción agrícola de Montserrat era de «300 cántaros de vino, 500 arrobas de aceite, 20 de algarrobas, 700 cahíces de trigo y 600 libras de seda» (Cavanilles, 1795).
    Evolución de la población de Montserrat:

    Año



    Habitantes

    1900

    ........

    2.450

    1917

    ........

    2.515

    1920

    ........

    2.071

    1930

    ........

    2.099

    1940

    ........

    2.051

    1975

    ........

    2.392

    1986

    ........

    2.472

    1990

    ........

    2.523

    1993

    ........

    2.709

    1996

    ........

    2.762

    2000

    ........

    3.157

    2005

    ........

    4.523

  • Como hemos dicho a lo largo de este recorrido histórico, la fisonomía peculiar que presenta la montaña a los pies de la cual se sitúa el núcleo urbano del pueblo, ha sido probablemente el origen del topónimo Montserrat.

    Ahora bien, el origen de este nombre ha abrazado varias teorías: la de que es un topónimo latino de la época romana; otra que se basa en que se trata de un adjetivo árabe (mutsärär) que significa "alegrado, contento, feliz "y que los conquistadores por similitud con su Montserrat latinizaron, o la que asegura que sería el nombre que dieron los repobladores.
    Onomàstica
    En cuanto a la primera teoría, no hay ningún indicio arqueológico que fundamente el origen romano del pueblo, y de hecho la primera referencia escrita del nombre del pueblo es el Llibre del Repartiment, fechado en 1240. En cuanto a la segunda, es poco probable que los árabes hicieran referencia a su pueblo como `pueblo contento ', si tenemos en cuenta que muy cerca de ellos había un pueblo que también hacía referencia al monte a cuyos pies se situaba , como es Montroi (monte-Rubeo).

    Así que vistas estas afirmaciones, la teoría que parece más probable es la de que Montserrat podría ser un préstamo tomado por los árabes al latín de la palabra MONTE SERRATU, y que lo adaptarían a su fonética. Al llegar los repobladores, ver la montaña y escuchar el nombre del pueblo de boca de sus habitantes, no dudarían en readaptarse a su habla, teniendo la referencia de su Montserrat.
     

Imprimir